sindrome de Peter Pan.



Hay días en los que de pronto te das cuenta de que te estas haciendo mayor y te niegas a afrontarlo. A veces eres consciente cuando no te importa pagar un taxi para volver a casa, otras, porque empiezas a quedar a tomar el aperitivo en vez de a tomar copas a muerte, y otras, porque las camisetas ya no entran en tu repertorio de modelito habitual.

Y te rebelas. 
Te armas de valor, e intentas cambiar,  porque comienzas a dudar si quizás no ha sido una decisión tuya y esa nueva forma de vivir, de ser, ha sido adoptada por las circunstancias. Y recuerdas dichos populares, y te repites eso de que el hábito no hace al monje, y que unos tacones no te hacen  ser más mayor, ni ser más responsable. Y ese mismo día, al llegar a casa, te empeñas en romper esa imagen nueva, y te quitas los tacones, y te calzas esas botas que te compraste en otoño con  tachuelas para los días de lluvia. Te cambias la americana por una camisa de flores, y te pintas los labios de color rosa fucsia. Porque nunca quisiste ceñirte a un color. Y el negro, aunque hace más delgada y elegante, no es de tus colores preferidos.

Y es que por mucho que haya pasado el cuarto de siglo, sigo siendo una  niña perdida, y como dice mi abuela, un poco rebelde. Quizás por ello, de vez en cuando brote un poco el síndrome de Peter Pan, y quiera mantenerme así muchos años.

Y es que, aunque se empeñen, nadie crece a base de firmar contratos. Y uno no se convierte en persona mayor, por salir del colegio, dejar o terminar la carrera, o encontrar un trabajo tras ser becario. Uno crece a base de aprender de errores, de caerse y levantarse, de afrontar situaciones complicadas, y no por un cambio en tu situación laboral o por tener un uniforme nuevo.

Ser un niño no hay que confundirlo con ser irresponsable, o saber determinadas cosas de la vida, sino con ser un poco "inocentón", seguir creyéndote las bromas de este amigo que siempre te toma el pelo, seguir creyendo en la magia, en que otro mundo es posible, y en que en nuestras manos está la clave. Consiste en saltar en los charcos, en poner esa canción que acabas de descubrir, y marcarte una auténtica coreografía enfrente del espejo, en cantar tu último hit moñas a pleno pulmón en el baño con el pelo empapado y el cepillo como micrófono, consiste, en saltarse de vez en cuando las reglas de protocolo para despeinarte, porque como bien me dijo una amiga hace tiempo, las cosas que más felices nos hacen, nos obligan a despeinarnos.

A si que, aprovecha que es domingo. 
Que hoy no hay obligaciones que cumplir, ni reglas que seguir, ni siquiera protocolos establecidos. Despéinate. Vístete y píntate de color. 
Sé más tú que nunca.
Hoy no hay nada escrito.

10 comentarios:

  1. Totalmente identificada con tus palabras. Con todas. Sabes? Hoy estuve comiendo carbón dulce y siendo una niña un rato. Y mañana aunque tenga que ir formal (con mi blusita y mis tacones) me pondré mi bufanda de colores que me hizo mi abuela y me pintaré los labios de fucsia. Porque puedo adaptarme pero no pueden cambiarme.
    Esto lo escribí hace tiempo... siempre me quedarán mis pintauñas:
    http://elmundodevertigo.blogspot.com.es/2012/06/pintaunas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. chapó! al final la clave es que no perdamos nuestra esencia :)
      a comerse la semana! que nos lo merecemos!:)
      muakaa

      Eliminar
  2. Crecemos, pero eso no quiere decir que haya que perder las ganas de despeinarse de vez en cuando, aunque cambiemos de ropa o las copas por cafés.

    Lo importante reside dentro y eso, a no ser que seamos unos cafres, no se pierde.

    Abrazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y aunque lo sean tambien.. no? es intrínseco en la persona! quizás los cafres, sean cofres de juventud, juventud desbocada.. salvaje jajaja

      Eliminar
  3. Al final la edad es un número, incluso los conceptos de niño o adulto no nos pertenecen, seamos nosotros mismos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Creo además que uno nunca debe perder esa parte de "niño". Es quizá lo que nos mantiene vivos. El ilusionarte por las cosas más tontas, el ser feliz con poco... Da igual que te calces unos tacones y lleves blaiser al trabajo, el creerte Freddy Mercury lo compensa todo.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es esto en estado puro: http://www.youtube.com/watch?v=W6Zk-3CpfB4

      versión propia!
      besos

      Eliminar
  5. Vivir cada día como si fuera domingo, al menos un poquito. No perder nunca la ilusión, que nunca dejen de brillarnos los ojos :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los domingos son los mejores dias de la semana con diferencia :)
      cuidate!!

      Eliminar

hoy no te acostarás sin ... ¿ comentarme? Anímate!