capaz o incapaz.


 
El otro día ví la película "Quiereme si te atreves" y estuve dándole vueltas al tema de la motivación. 

Sin ser muy conscientes de ello, tomamos decisiones diarias que nos ayudan a ir desarrollando nuestro presente. 
Pasito a pasito, desde el momento en que suena el despertador y decidimos si despertarnos o no, hasta el momento en el que nos arropados para dormir.
Cada una de esas decisiones vienen determinadas por una motivación y esa motivación es la que hace que todo tenga/carezca de sentido, desde no llegar tarde al trabajo, a dormir más de siete horas.

Hay personas que se dejan llevar por los retos a corto plazo, como en la película. Personas que lo que les preocupa, es obtener la victoria, tener la valentía de alcanzar retos imposibles, no por que lo que les apasione sea el objetivo a alcanzar, si no el camino hasta conseguirlo. Pero, ¿qué sentido tiene esto? ¿Qué sentido tiene vivir a saltos, sin saber si lo que arriesgas en cada uno de los retos es en vano? ¿qué sentido tiene aceptar retos que nada tienen que ver con nuestro objetivo?

Todos hemos pasado por épocas en las que nos hemos ido dejando llevar por el devenir de la vida, provocando que vivamos sin más el presente, sin pretender llegar a ninguna parte. Han sido épocas muy bonitas pero que se han visto frenadas por la realidad. Tarde o temprano nos damos cuenta de que hay que proyectar, y de algún modo, encaminar los pasos. 

Para mi el mes de septiembre, a parte de ser el mes de mi cumpleaños, es el mes de la organización: de la planificación de un nuevo año por delante. Un año lleno de proyectos nuevos, de energías nuevas, renovadas ( o al menos así debería de haber sido); un año donde poder aplicar lo aprendido y seguir sumando lecciones nuevas para seguir creciendo.
Porque para mí, los retos, consisten en no estancarme y en seguir creciendo cada día; para que lo que tenga que apostar en cada reto sea mi miedo a no alcanzar lo que ansío conseguir.
Quizás por eso, las palabras que más me gustan para completar el título del blog sean: " aprender una cosa más" y me empeñe cada día en encontrarlas.




Buenas tardes con una "relaxing cup of café con leche en la Plaza Mayor".  

8 comentarios:

  1. Septiembre es un mes extraño. Me gusta como planteas tu nuevo curso.. y me gustaría que lo compartiéramos... Mejor con un tinto de verano especial que un café con un leche...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso esta hecho!
      Cafe con leche para cuando entre más el invierno, me parece buena idea!! :)

      Eliminar
  2. Ánimo con esos proyectos :-) seguro que saldrán bien sin que alguien te diga ¿capaz o incapaz?

    Es importarte tener motivaciones y no estancarse, quién se estanca no crece.

    ¡Salud!

    PD: Lástima no tener un bar...yo ya habría metido en la carta la relaxing cup of café con leche a un módico precio de 2,50 la taza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me faltan horas a la semana para hacer todo!! :)) eso es BIEN. :)

      A 2,50 sin masaje y descuento en romantic dinner no lo pedirá nadie!!

      Eliminar
  3. A mi septiembre me gusta. El calor se va, y el curso empieza de nuevo. Decisiones o motivaciones nuevas a estrenar, como los libros de texto cuando éramos pequeños.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por estrenar...ME GUSTA!!!

      Y gratis, mejor que mejor!!

      Eliminar
  4. Creo que, sin olvidar los objetivos a largo plazo, dejarse llevar por los a corto plazo es necesario. Al final es dejarte llevar por la pasión del presente. Si no, acabas como el fotógrafo de la entrada anterior, habiendo conseguido un objetivo, pero perdiéndose en el camino y teniendo que volver atrás...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Aceptamos barco por el "sin olvidar objetivosa largo plazo" jajaja

    ResponderEliminar

hoy no te acostarás sin ... ¿ comentarme? Anímate!